El terremoto de Carmona de 1504

El terremoto de Carmona de 1504 fue el mayor seísmo en Sevilla y Los Alcores del período histórico. Relatos de Diego Ortiz de Zúñiga y Andrés Bernáldez. Trabajos de Jorge Bonsor (PDF) Manuel González Jiménez (PDF).

Sevilla ha conocido seísmos como el de 1356 que cambió la fisonomía de la Giralda, el de 1775 llamado “Gran Terremoto de Lisboa”, el de 1888 de escasa intensidad, o el de 1969 de 7,3 grados cuyo epicentro estaba en el Cabo de San Vicente.

En periodo histórico se han producido seísmos importantes de intensidad 8-9 en la cuenca del Guadalquivir. Pero el más terrible de todos se produjo 1504 con epicentro en Carmona donde se agrietaron o cayeron la mayor parte de las construcciones y murieron 32 personas. Las coordenadas del epicentro fueron 37° 23’ N, 5° 28’ W, intensidad máxima: VIII-IX, magnitud: 6,8.

La primera década (1500-1510) del siglo XVI o decimosexto de la era corriente, no fue precisamente un periodo grato para Carmona y la comarca de Los Alcores.

Los datos publicados por el francés Jorge Bonsor (1918) sobre los efectos de este terremoto constituyeron el primer informe arqueosismológico que se publicó en una revista científica española.

Diego Ortiz de Zúñiga

En los “Annales Eclesiásticos y Seculares de la muy Noble y muy Leal Ciudad de Sevilla, Metrópoli de Andalucía (1246-1671)” Diego Ortiz de Zúñiga, noble e historiador lo relataba así:

“En Sevilla, en el año del Señor del 1504, Viernes Santo, día 5 de abril, como a la hora de Tercia… mientras el Clero y el pueblo estaban juntos para celebrar los Santos Oficios, un repentino terremoto estremeció con horrible y cruel estruendo todas las iglesias y casas, de modo que amenazaban caerse. Todos los hombres, mujeres y niños daban tan grandes voces como si hubieran perdido el juicio, y se herían el pecho, temerosos de la ira de Dios, invocando el favor y auxilio del Señor y la Beatísima Virgen. Los caballos, los jumentos, los bueyes y los perros aterraban con sus aullidos. El Guadalquivir, elevado su nivel por tres o cuatro veces y sobremanera alterado, se desbordó, y parecía haber llegado el día del Juicio Final…»

«Los que estaban en los campos aseguraban haber visto oscurecerse el sol y caer grandes granizos y que se abrían grandes pozos arrojando abundante agua por sus bocas, y los montes abiertos exhalando vientos con cenizas. En los pueblos de Carmona, Cantillana, Villanueva y Lora se cayeron los edificios, oprimiendo a muchas personas y hay quien afirma haber visto fuentes, cuyas aguas eran del color de la sangre, en los pueblos de Almadén, Cazalla, Gualdacanal y otros, que fueron casi enteramente destruidos”.

Andrés Bernáldez

El cura de los Palacios, Andrés Bernáldez, confesor de la reina Isabel la Católica y valedor de Cristóbal Colón, en su «Historia de los Reyes Católicos» fue quien realizó el relato más extenso del seísmo quedando recogído en el trabajo del arqueólogo francés, Jorge Bonsor «El terremoto de 1504 en Carmona y en Los Alcores«, editado por la Real Sociedad Española de Historia Natural en 1918.

“En cinco dias de Abril del año de 1504, Viernes Santo, entre las nueve a las diez del dia, tembló la tierra en España muy espantosamente, e fue el mayor terremoto en esta Andalucía, e fue tan grande espanto que las gentes se caian en el suelo de temor, e estaban como fuera de sentido, e fue de esta manera.

Fue oido un muy grande ruido que iba por el aire, e junto con él, todos los edificios, fortalezas, iglesias e casas se estremecieron y dieron tres o cuatro baivenes al un cabo y a otro, uno acostándose hacia el medio dia, y otro, enderezándose y esto pareció en las iglesias, porque estaban a la lengua hacia lebante…

…En la villa de Carmona se sintió este terremoto mas que en toda España, ca fue tan terrible y espantoso, que parecía que todos los edificios andaban en goznes, y la tierra no tenia asiento, y cayeron tantos edificios de las fortalezas, de las Iglesias e de las casas, que de aqui a cinco años no se restaurarán, ni harán, y cosas quedarán en testimonio de ello, mientras la villa durare. Cayó la Iglesia de Santa Maria de Gracia, que es el Monasterio de los frayles de San Isidro, fuera de la villa, e mató dos frayles. En la villa de Carmona, como por cada parte cayeron casas, murieron algunos, e duró alli un gran rato el terremoto, de manera que andavan los hombres e las mugeres por la villa abrazándose unos con otros, enjozados, sin sentidos, perdida la color, como gente de otra vida, que con el espanto pensaban que era la fin del mundo; e cesado el terremoto, buscaron y enterraron los muertos, e curaron los heridos, e quedó de daño hecho en la villa de valor de mas de veinte cuentos de maravedís.

E en algunos lugares de cerca de Guadalquivir, desde Alcalá del Río arriba, fue de la manera de Carmona, ansi como en Cantillana, Tozina y Palma, fue en toda Castilla, y en Medina del Campo, por donde estaba el Rey y la Reina, también fue grande espanto…

Siguióse después de este gran terremoto y espantoso movimiento de la tierra, muchas fortunas y menguas que sintió España, muchos trabajos y hambres y pestilencias y muertes; y la primera fortuna que sintió España fue la muerte de la Reyna Doña Isabel, que murió aquel propio año, adelante, en el mes de Noviembre…

De las cinco puertas que tenía Carmona, sólo quedo en pie la Puerta de Sevilla, que perdió solamente uno de sus tres arcos romanos y «no quedó en Carmona un solo techo anterior al principio del siglo XVI».

A fines de 1504, en noviembre, moría la reina Isabel la Católica y sobre Carmona se abatieron otros problemas de mayor gravedad y urgencia, como las malas cosechas de 1504, 1505 y 1506, seguidas de una hambruna generalizada y, para cerrar el ciclo, la tremenda peste de 1507 que, según nos informa un memorial elevado a la corte, provocó la muerte de más de la mitad de gente de este pueblo.


EL TERREMOTO DE 1504 EN CARMONA Y LOS ALCORES – PDF
Jorge Bonsor

terremoto-carmona-bonsor-comprimido


EL TERREMOTO DE CARMONA EN 1504 – PDF
Don Manuel González Jiménez

TERREMOTO-1504-MANUELGONZALEZ-JIMENEZ

Este sitio web usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario.    Más información
Privacidad